Archivo | octubre 2013

A mi pueblo

Ni siquiera podía abrir los ojos, pensaba que iba a perder los nervios si lo hacía. Tragué saliva, tragué con todas mis fuerzas. El corazón latía como un tambor y revoloteó con afirmación rotunda.

El silencio a mi alrededor era ensordecedor, sólo tenía que abrir los ojos. Esoplé y traté de golpear las lágrimas que me escocían en los ojos amarillos, desalineados. 

Los primeros rayos de sol filtrados por las calles despertaban ante mi, me aturdían al contemplar tanta belleza. 

El pueblo enmudeció al ver el trabajo consumado.

Sus frutos, altos arcos que luchan por alcanzar los cielos, embellecen a la villa. Todo acompañado de alfombras sagradas al pasar, para no romper tal necesario molde. 

El esfuerzo, el sudor de sus frentes, la recogida de flores y el trabajo en la madera. Todo para dar forma a magníficas creaciones, quedaba olvidado con una sonrisa en sus rostros, una sonrisa de satisfacción. 

Crecí aún más, emocionada por segundo, y salté de alegría. Bueno, más bien traté de saltar por no sucumbir a mi falta de horas de sueño, y ver el comienzo desde sus cimientos. Abandoné el descanso, enredado en las sábanas que esa noche no toqué.

Ellos tampoco, sus rostros no estaban cansados, sino esbeltos y frescos. Noche en vela trabajando para ultimar hasta el más mínimo detalle y darle el mayor talante. 

Un débil esbozo desdibujado en las sombras de la noche, daba paso al sol naciente, que flotaba entre flores y colores. Nadie podía pensar que del esquema planteado en un casco de color gris, brotara la luz, el esfuerzo y la unión de un pueblo y su fervor por celebrar el Corpus Christi con amor.

Texy Cruz (Dedicado a la fiesta de su pueblo-Villa de Mazo, La Palma) Canarias.

images (2)

 

Anuncios

Rosas Negras

Las rosas negras visitan mi soledad, 
Postradas ante mi permanecen frescas y hermosas. 
Poseen la habilidad de calmar el dolor de su oscuridad.
Las coloco en el lecho atento que las espera cada noche. 
De algún modo guardan los malos sueños que abordan 
mis veladas de insomnio y desespero 
en los que la soledad fría atenta con su ira. 
Su perfume es celestial, penetra en todos los sentidos siendo admirado y anhelado cada amanecer. 
Cuando ya desfallecen por el esfuerzo de acompañar una larga noche de bagaje inhóspito yo renazco. 
Abandono el letargo anímico y brillo con la mejor careta para esperar las flores cada noche mientras el día pasa en su espera.

20-semillas-de-rosas-negras-envio-gratis-mas-semillas-precio_MLM-O-3308803367_102012

Respiro

Yo respiro palabras, pulmones
atrapando las sílabas dentro de las costillas 
hasta que se hacen eco.
Tu cuerpo es un barco en el océano,
celebrado debajo de los cristales de sal,
no veo más que el esqueleto de los sobrevivientes 
que rondan la costa.
Fantasmas hermosos que traspasan sobre mis labios,
con besos suaves en las primeras horas
y cartas de amor que he dejado escritas en mi mente.
Esperan a mi pluma o el coraje suficiente 
para tratar de pintar con palabras
y pasar el rato sin peso encima de nosotros.
Mientras prosigo mis manos a través de las costillas
tamizadas por el polvo de oro
y los murmullos de su corazón.

CIMG0251

Mejor Prosa del mes de Septiembre en Versos Compartidos

¿ AMOR ?
No conocía tu creencia, ahora rondas mis adentros naciendo o enredando las ilusiones a destiempo, 
que maldad innata o será miedo de tu latir solo por desear sentir. 
Nunca pensé ni planteé el pensar en una palabra que significa más que libres letras,
nunca soñé despierta en abrigadas muestras para plasmar en hechos tu existencia.
No se puede negar lo evidente ni huir de lo venido, que contradicción en pavor me abraza.
Que ingenuidad enterrada en perlas derramadas sin retorno, 
en el más dulce despertar que puede ofrecer los días, 
me bañan colores palpables y a la vez distantes que confunden el camino. 
Nada de lo que puedan contar se compara a sentirlo, no se halla en la tinta suficientes lustros para dejarlo legible.
Como quisiera sacar un cristal y poder ver más allá, mirar en los abismos que perturban el descanso, 
no debo cantar al viento para que no se asuste el presente.
En éxtasis fluyen las palabras del escritor soñante con resurgir en el alma para pintar letanías de tu paso. 
Rodeado de vulnerables senderos oscuros, sin poder gritar tu llegada. 
Cómo músico ingenia acordes para dar sonido a su arte, 
cómo escultor moldea el tacto de la belleza, pero como esencia llora la aprensión de un corazón.
Será lo que llamen los demás, será lo que quiera ser pero puedo cerrar los ojos eternamente tras conocerte. 
Quizás regreses de donde saliste o en el ocaso crecer en sabores pero nada será como vivirlo 
comparado con lo que de ti cuentan las historias de los valientes.

1384296_626990830684697_222681325_n

Pesadillas

Alucinaciones, temblores, miedos o rencores,
visitan las oscuridades palpando los mortales.
Persiguen la existencia acunando los desvelos,
roban los sueños creando duelos.
¡ Abandonadme ! ¡ Olvidadme !
Desbordan los alfileres penetrantes que sueltan,
delirios que acongojan y los temores sacan.
Zozobran en el barco de la noche como zombies,
arrancando el placer de mis hobbies.
¡ Marchaos ! ¡ Desapareced !
No quiero estar a vuestras manos
y olvidar el dulce lecho de narrar deseos… 

 CIMG0258

Sueños

Anoche soñé contigo.
Gaviotas abrazando el mar.
Hoy me he despertado,
En un cuarto abandonado.
Un fantasma al barranco, 
sobre un lago de cristal.
Rosas añorando el rocío del alba.
Hoy camino carente de rumbo
por un horizonte perdido.
Distorsionado sendero
al que me he rendido.
Sueños hechos días,
Lluviosos y soleados.
Sueño la hierba recién cortada
con calor en mi piel.
Sueño noches de verano,
sueño de noches estrelladas.
Sueño hecho de dulzura,
sueño de un poema,
de canción apasionada.
Sueño de piel recién lavada
y perfumada con agua caliente,
pelo fino entre los dedos.
Sueño un beso húmedo,
Dulce y deleitoso.
Sueño precioso.
Eso eres, mi sueño,
mi sueño hecho realidad
los sueños sueños son… 

CIMG0252 (2)

Calor

El calor desnuda mi piel,
en cada poro de la misma,
renace las gotas de tu amor.
Sudo el éxtasis ansiado,
exhalo el aliento desesperado,
brota el resurgir del deseo a flor de piel.
Sécame con tus besos.
Vísteme con tus abrazos,
calma el ansia indecente.
Como máquina que apaga el fuego,
quiebra mis intentos de desearte,
podremos plasmar el juego,
o simplemente hipnotizar el recuerdo.

CIMG0254