Herida

Como cristales rotos quedó el cuerpo desbastado y demolido,
no bastó el amor y la pasión, fue peor dolor, el robo y la traición.
Una ninfa demolida y olvidada, que le arrancaron el corazón.
Pasos agigantados en un cuerpo dolorido y perdido,
puñales atravesaron sus yagas, vendas cegaron su rostro
y el susurro del lamento le arrancó la voz.
Así permaneció en letargo pausado viendo la vida continuar.
Un antes y un después en la pérdida de una dulce demencia,
devastador oleaje con placaje cegó la experiencia.
Lágrimas de sangre perturban la mente.
Olor impregnado en la piel escocida,
que atormenta los sueños.
No sólo el mal recuerdo sino la pérdida del la confianza,
valor y fuerza para dar paso al miedo.
En las sendas bañadas por la impotencia de no poderlo cambiar,
deambula perdida sin arrancarse ese temor al amor tras la herida.
Nefastas líneas desborda en un sentir que parece no tener fin…

descarga (4)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s