Se fue

Como la crecida del río llegó el día,
Maravillada me ponía con tu inmensa alegría.
Colores celestiales, alfombras voladoras,
Colores versátiles, estrellas transportadoras.
Como la sacudida del viento llegó su nacimiento,
Paralizada me paré ante tu gran momento.
Amores cristalinos, sabores nacidos.
Quien se resiste ante los ruegos de su pedida,
Cuanto llorarán ante su partida,
Pues así nace para morir,
al par que se conoce,
Muere al mínimo roce.
Es tan frágil cuando no se valora y cuida, 
que en tela de araña se convierte.
El aquelarre resuena impaciente,
Mientras me transporta a lo inocente.
¡ Bendito amor nacido !
¡ Bendito amor perdido !
Que la elocuencia me envuelva 
en el olvido de ser la nacida que germina,
De ser la que amó y luego perdió…
Todo en el juego del amor.

CIMG0265

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s