Desencuentro satírico

He conocido a alguien que se creía santa sin sotana,

no era más que un alma perturbada.

Ayudaba sin cesar a todos al pasar,

más merecedora se proclamó y eso exclamó.

Todo para recibir agradecimiento sin leer su pensamiento,

todo a cambio de algo como pago.

No vengas con reclamos, veo tus trapos.

Puedes ser un embargo.

Falsedad tu fragancia cuando a nadie haces gracia.

Me encomiendo a Tadeo, el de la causa perdida,

que arranque de mi camino ésta manzana podrida.

brocha

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s