Lluvia

Las gotas resbalan por mi ventana mientras mis penas se unen con ellas.
Los anhelos me buscan en este rincón de soledad, 
los perros ladran a la nada mientras yo la miro asombrada.
La nada, ese gran vacío que me invade cuando veo llover 
y mi alma no puede correr.
Las margaritas están espléndidas causándome la envidia de soportarla.
Aquí postrada en el olvido divago entre aguas.
Me pregunto si bajo ella sería libre como las margaritas 
y luciría espléndida,
llena de frescura y vida como aquellos días…
Reflexiono y me pierdo al oír mis pensamientos escondidos,
retumbando en las cuatro paredes que se ha convertido mi espacio.
Si tan sólo llegaras por momentos a calmar mi aposento,
soltaría los letargos que amortizan mis letras.
Así con un beso en la frente sellaría lo presente.
Vería llover con la naturalidad
que es propia del invierno no envidiando a las margaritas 
que veo florecer, en cada gota de lluvia que las vio nacer…

10267763_728163703900742_5254199833093673908_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s