Archivo | agosto 2014

Los cuervos me visitan

Aquella noche creí estar en otro mundo, y así era.
La oscuridad llegaba fría y tenebrosa, espesa.
El graznido de los cuervos rompía el silencio.
Reían de mi soledad mal diciendo la suerte.
Sus ojos reflejan el infierno, los susurros,
alfileres penetrantes, desgarran mis oídos.
Rompen los hastíos de mi calma, atormentan mi conciencia.
Se burlan de la desdicha, acarician mis tormentos
para deleitarse en su visita.
Imitan fantasmas pretéritos, como castigo celebran mi infortunio.
Hice un amago, intenté esquivarles, fallé.
Negros, me acechaban en sus rondas.
El pecho escapa en llanto, los quejidos penetran mi alma.
Quiero volver, regresar a la tierra donde nunca,
nunca jamás me visitase,
en aquelarre graznido, el fúnebre espectro de los cuervos.

10629598_787032571347188_1552436681591730369_n

Anuncios

Mi libro ” La Pequeña Nerea “

Muchas gracias America Santiago y equipo por haber podido participar en la Segunda
Feria Internacional del Libro Virtual.
Presenté mi libro ” La Pequeña Nerea”. Una historia de lucha ante la adversidad, una joven tras una infancia turbulenta, rompe la burbuja que la mantenía aislada y se enfrenta a la vida misma. Podéis adquirirlo en:
http://www.bubok.es/libros/233373/La_Pequena_Nerea
” Para que se informe al mundo, dejaré mi alma impregnada de sangre, hasta desfallecer, para que no vuelva a suceder. Por los miles de porqués, que se resumen en que quiera cerrar los ojos a la inmensa oscuridad para apaciguar mi dolor, es mi condena. Es lo que me llama y tienta, cada vez que mi cuerpo no lo puede soportar. Un descanso merecido y aclamado, donde reposar mis alas y dejar de intentar volar. Ahí, en el vacío contundente de la oscuridad, nada me daña. Mi cuerpo y alma se liberan en una paz desconocida y anhelada, durante mucho tiempo.”
Fragmento del libro la Pequeña Nerea. Todos los derechos reservados.
10534070_717627958286484_1443224919197400997_n

Por la Eternidad

En el breve mundo

murmura un sueño olvidado,

con los ojos tristes

intento aclamarlo

entre dulces pensamientos.

Lo guardo sellado con dolor,

pues no tuve más tiempo para tu amor.

Nunca será como el ayer,

no soy más fuerte que la muerte.

Es un hechizo, maldición,

solo quiero tu corazón.

Dulces besos pon en mi epitafio,

extraídos de nuestros sentimientos

para recordarte eternamente.

No reclames mis restos,

pues te pertenecí en vida

y lo haré en la muerte…

image

Las voces no callan

Pasa el tiempo,
no puedo escuchar.
Tu cuerpo lo siento,
no puedo olvidar.
Con aclamar tu nombre,
recaigo en el ayer.
Oigo mis anhelos,
gritan más no poder.
Recuerdo tus palabras,
que me hace volver.
Eres mi luz en el cielo,
el guía del más bello sendero.
Eres la vida, que nace y se crea,
creciente y mía, como la marea.
Búscame y ámame,
ven y reclámame.
Que los dolores paren,
que las voces callen…

image

Gélida quietud

Extraño tu gélido abrazo pero me desenvuelvo en la oscuridad de tu paso. Será mi hábitat natural, la del silencio y frialdad.
la muerte en mi interior, entre el helor de la quietud,
en el invierno permanente..

th (3)

Soñar

Días duró el sueño, y aquí tienes el resultado:
Ahora ya sé que mi soledad va a ser mas difícil, y mis geranios mas pobres, mi frio más frío y mis argumentos vacíos pero son mi única verdad, y no quiero volver a soñar nunca por no tener que despertar…

image