Padre

Mi sombra ardiente,
Me cubre con pensamientos,
Con tu espera oyente,
en tu estudio eterno.
Aquel ser tan listo,
siempre tiene réplica,
cada libro es su acopio,
en pendencias contesta.
Conduce mi inconsciencia.
Ora por mi salud
desde niña,
tanta es su virtud,
que no trae ataúd.
Desde las alturas me da compañía,
en mi esencial sendero de la vida,
la cual me dio, idolatró y veneró.
Gracias Dios Padre,
por guiar y creer
en la Fe de los mortales
que te aman responsables.
A pesar de duros caminos.
los haces seguros,
a pesar de un mundo
cada vez más injusto,
siempre ahí reguardando…

descarga

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s