Archivo | enero 2015

Suave brisa

Llueve tristeza alimentando
las brasas de mi dolor.
El silencio devora mis lamentos,
la noche bebe su mirada
con un brindis de despedida.
Mis ojos caen desnudos
ante los recuerdos de su amor.
La locura borda la razón,
pobre de mi corazón.
Quedan emociones muertas
tras sus falsas promesas.
Se consumieron en el abismo,
rodeados de un mundo de autismo.
Aún sigo protegida
en la fina capa de la inocencia.
Mi alma sobreviviente seguirá al frente…

image

Anuncios

Con la no presencia

Tus ausencias han desgarrado mi piel,
me queda un dolor anclado en la garganta.
Tus esquivos se clavan en mis entrañas,
me deja un dolor anclado en la memoria.
Tus desplantes se clavan, como mil alfileres
en mis pobres ojos.
Me dejas un dolor en forma de herida
que no deja de sangrar.
Què hago con mis manos enlagunadas de horror,
què hago con mi pecho que se le sale el corazón.
Lamentos y recuerdos de traición,
el amargo sabor del adiós…

corazón-apuñalado-19188313

Tiempo

El tiempo cubrió con un manto
los recuerdos que creía en el olvido.
Me invitó a unirme a su dolor,
emocionando mis sentidos.
Lento y cruel pasó,
añorando la libertad negada.
Su rencor el mío fue
como una muerte inmaculada.
En silencio y calma procesaba,
desbordando mis estancias.
Reclamando quien fue,
lamentando quien es.
llorando lo perdido,
reviviendo lo vivido.
Suspiraba y lloraba,
se paraba y retenía,
no llegaba, se perdía.
Creaba y destruía,
luchaba y fluía.
Lo olvidaba, se iba y venía.
Ahora no hay tiempo que agonía,
es su final, el tiempo muerto.
A mi tiempo se le escaparon las alas,
se perdieron en letanías.
Pasando sin pensarlo,
olvidando olvidaba
que es la propia vida la que anda…

PIESES

El tren

Perdida en un mundo de blancura traicionera,
beso al invierno para no morir congelada.
El tren va pasando por las vías.
El silencio del ocaso cae sobre la estación,
rebota en mi corazón.
Evoca en mí, esperanza muerta.
El frío de Enero marcha sin ser sentido,
sin ser vivido.
Tanto tiempo he caminado en compañía del frío
que, ya me acostumbre a él.
El tren se pone en marcha.
Nunca pensé conocer su fría superficie,
nunca planeé estar aquí,
sentada contemplando con rabia la pared
donde mi llorosa mirada yace.
Sigo sentada, esperando algo que nunca vendrá,
esperando en vano.
Tal vez un milagro.
El frío ahora se siente como finas cuchillas,
rajándome la piel, solo por haberlo recordado
y por el sentimiento de ver mi tren desaparecer.
El tren ha pasado ya.
Espera por otro soñador,
que luche por alcanzar su tren.
mis huellas se pierden en la densa nieve,
mi razón se desvanece con el viento
cuando en realidad ya no hay esperanza
ni de regresar a la estación…

10906317_398462100317680_9144199372922569922_n