El tren

Perdida en un mundo de blancura traicionera,
beso al invierno para no morir congelada.
El tren va pasando por las vías.
El silencio del ocaso cae sobre la estación,
rebota en mi corazón.
Evoca en mí, esperanza muerta.
El frío de Enero marcha sin ser sentido,
sin ser vivido.
Tanto tiempo he caminado en compañía del frío
que, ya me acostumbre a él.
El tren se pone en marcha.
Nunca pensé conocer su fría superficie,
nunca planeé estar aquí,
sentada contemplando con rabia la pared
donde mi llorosa mirada yace.
Sigo sentada, esperando algo que nunca vendrá,
esperando en vano.
Tal vez un milagro.
El frío ahora se siente como finas cuchillas,
rajándome la piel, solo por haberlo recordado
y por el sentimiento de ver mi tren desaparecer.
El tren ha pasado ya.
Espera por otro soñador,
que luche por alcanzar su tren.
mis huellas se pierden en la densa nieve,
mi razón se desvanece con el viento
cuando en realidad ya no hay esperanza
ni de regresar a la estación…

10906317_398462100317680_9144199372922569922_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s