Con la no presencia

Tus ausencias han desgarrado mi piel,
me queda un dolor anclado en la garganta.
Tus esquivos se clavan en mis entrañas,
me deja un dolor anclado en la memoria.
Tus desplantes se clavan, como mil alfileres
en mis pobres ojos.
Me dejas un dolor en forma de herida
que no deja de sangrar.
Què hago con mis manos enlagunadas de horror,
què hago con mi pecho que se le sale el corazón.
Lamentos y recuerdos de traición,
el amargo sabor del adiós…

corazón-apuñalado-19188313

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s