Archivo | junio 2017

No me dejes

El tiempo no perdona, hizo mellas en el rostro cansado de un alma pura, noble y adorable…
Sus ojos cansados, sus sabias arrugas, su cabello envejecido que tantas veces peiné para deleitarme mientras te escuchaba plácidamente, tus palabras siempre prudentes,
siempre coherentes …
Los destinos se labran y miden con una vara que ni modelar ni parar podemos, más a mi pesar el alma debo dejar soltar y dejarte marchar…
No perderé la esperanza que vuelvas a remontar, no cabría más goce y placer que tenerte siempre…
Tan unidas a pesar del cruel infortunio por separar lo que el corazón unió, ni la muerte podrá jamás borrar eso y se que estarás a mi lado tras cada paso, por doloroso que se presenta, dolor desgarrador que perfora el alma y llora ríos de impotencia ante ello…
Ejemplo de vida, deleite de amor, muestra de generosidad, bondad y humanidad, cubierto por sabiduría y adoración por luchar y amar la vida. En tus brazos se siente calor y seguridad, no los sueltes, quiero quedarme así, protegida por el fin de los días…
Cada noche que me visitas en la inhóspita morada, mi corazón se acongoja entre el miedo y la emoción. Sólo tu presencia es vital más la ignorancia no proceso y experimento el momento. Desde las penurias de las sobras tu legado retomas cada noche para velar mi silencio y recordarme tu existencia…
Quebrantas los aullidos de los designios del destino para acortar las sombras de la tórrida noche que tras tu partida se alargan y demandan valor. Siento cuando llegas porque el aire cortas y mi piel rozas, te paseas por tus aposentos reviviendo los viejos tiempos, como dueña y señora gobernando cada rincón de tu tesoro para perseverar tu estancia…
No impediré que brotes de las tinieblas y sucumbas ante mi pero si es porque te retengo te dejaré partir…

 

521921_162869650543594_274471184_n

Anuncios

Necesito tus manos

Nadie puede ver el dolor del que nos escondemos,
Estamos contentos por nosotros por mantener el interior,
Nuestro temor es nuestro, que no quiere saber,
¿Por qué siempre nos involucramos?¿por qué debería demostrarlo?
Vivimos la vida entera en la confusión y el miedo,
La necesidad de sentir algo insoportablemente cerca,
La mitad de los que viven, la mitad de ustedes se han ido,
Y dentro de ti sabes lo que estás haciendo…
La de cosas que pueden ayudar, lo que puede curar,
¿Se la llama a la cuchilla o a la picadura del acero?
La destrucción de la piel significa la muerte de su alma,
Pero no hay ningún lugar para correr cuando en la vida se está solo…
¿Qué pasa si las hojas de otoño ven como la gente cae?
¿ O son pinturas mirando desde la pared?
Mientras que la música, en silencio, se escucha entre nosotros.
En la noche, cuando la luna se admira este mundo,
y el viento tiembla por el frío,
que descanse en la mente de un ser humano,
una oscuridad indescriptible.
Tal vez nos leen página tras página,
en momentos en que nos encierran en una jaula.
Las pesadillas son las que más asustan,
y las nubes sólo lloran sobre nuestros hombros.
Libertador, lanzando sus tesoros líquidos.
¿Qué tal la impaciencia del verano al recibirte?
Y un lienzo para colorear su pintor con niebla.
¿Qué pasa si me siento detrás y dejo que las hojas caigan…
Me siento cansada y algo agobiada,
sabes he andado tanto , mi vida es un desencanto ,
he tropezado, me he caído y levantado,
muchas prueba he superado, y otras tantas me he lamentado,
he reído y llorado…
He vivido lo indecible ,
ahora quiero volar, quiero volver a soñar,
pero sin confiar, sin dejarme engañar,
volaré en otras montañas, y lo haré llena de esperanza,
pero no quiero estar sola, quiero que me acompañes
y me prestes tus manos, esas que usas cuando estás como yo,
esas que te sirven de repuestos, esas las de emergencia.

 

521998_162858963877996_1833764954_n

Equipado

Con su mochila recorría las estancias del mundo.
Andaba sin rumbo en busca de un por qué que le sustente.
Ni una palabra de abrigo que contuviera sus lágrimas.
La mudez de una noche fría hacia estragos en su viejo cuerpo que no poseía más que el cansado bagaje.
Equipado con las armas humildes de una vida reclamaba al destino un aposento. Allí bajo la sombría oscuridad de la noche encontró una luz que le invitaba al descanso. Deshizo su mochila y durmió equipado para siempre. Nunca se supo del viajero ni sus armas de sustento pero de la tierra brotó la sabiduría de las artes de vivir. Sin alimento ni bebida continuó sus vivencias, tan solo la esperanza le abrigó y cobijó para proseguir las lunas y dormir plácidamente en la eternidad de unas letras.

 

559236_162693130561246_1451753935_n

Incendio

Me quemo sumergida en los designios del sendero,
me abrazo en las cenizas tras los pasos.
Allí asfixiada en el olvido proclamaba un delirio.
Me envuelve el humo constante del sarcasmo.
Me ahoga la hipocresía de los días donde el
suelo callaba los misterios marcados por mis llagas.
Caminé numerosos duelos, espolvoreé inmensos campos
pero nada comparable con éste incendio que me oprime.
Sálvame de las abrazaderas del latir constante del descuido,
libera mis quemaduras para postergarme ante el inmenso dolor…

392810_162662873897605_1328329846_n

El olvido de un Suspiro

En mi pecho enamorado el suspiro es
el aliento de un corazón sano, palpitante y sonrojado,
siempre el amor hace suspirar…
El suspiro se amolda a mi piel herida,
por la ausencia de miradas, caricias y palabras.
Su aliento cálido revive mi identidad vacía.
Puedes reconocerme porque has dado luz a mi frente.
Tus labios mi elixir de amante, que resurge de cenizas,
dónde aguarda la pasión consumida por el olvido de un suspiro.

 

24281_161848113979081_1422211274_n

Busco

Busco inspiración en la inocencia de la flor,
en el suave néctar de tus besos o en la apasionada luna que despierta.
Allí mirando las frágiles pupilas, pasa el tiempo en mi.
No la veo, no la siento. ¡ Qué locura traspasa éste alma! ¡ Qué pesares dispara!
Te busco más no te encuentro ni en el recuerdo que hacen dispersas las noches con sueños hechos letras.
Ni en canciones que mi corazón acuestan. ¡Qué he hecho! ¡Dónde has ido!
No veo mas allá del horizonte, de los pasos mediocres del viento que agoniza al pasar,
más me hace divagar, no encontrarte y desearte, amarte y buscarte.

 

544215_161843020646257_1045247056_n

¿ Dónde ?

Allí donde los ríos suenan y los pájaros llevan,
allí donde los peces pecan y los sueños vuelan.
Esperaba que el recuerdo evocara en presente y no fuera ausente.
Esperaba que mi presencia fuera latente y no fuera indeleble.
Allí donde los vientos gritan y los hombres hablan,
allí donde los tiempos corren y los pasos callan…

 

599263_161839177313308_366051863_n